Aquellos que no pueden aprender de su pasado están condenados a repetirlo

Siempre me gustó esta frase y nunca supe a quien correspondía, unos la atribuían a Winston Churchill que quizás la utilizó algún día, pero el primero en pronunciarla fue : Jorge Santayana filósofo español nacido en Madrid en 1863 pero educado en Estados Unidos donde publicó todos su trabajos en lengua inglesa. La frase original “Those who cannot learn from history are doomed to repeat it.”, que espero haber traducido medianamente bien, aparece en su libro “Reason in Common Sense” , primer volumen de su tratado The Life of Reason.

¿Y a que viene este arrebato académico?, te preguntarás mi querido lector, muy sencillo a que rebuscando en un blog que acabo de descubrir Fogonazos (blog muy interesante sobre diversos temas) me encontré con la siguiente foto.

Inmigrantes

Parece que en este país de pelotazo urbanístico y puterio sin fin en todas las cadenas televisivas existentes, se nos olvida una cuestión de fondo cada vez que se trata el tema del inmigrante. España es un país de emigrantes, y no hace mucho de ello por cierto, pero parece que se nos olvida el tema cuando vienen de fuera a ganarse los cuartos honradamente. No voy a entrar en tema de mafias, y demás milongas que día a día los políticos nos intentan meter por las orejas a ver si de tanto repetirlo acabamos por creernoslo. Me voy a centrar en un hecho simple , esa gente que se juega la vida pasando el estrecho o llegando en patera (palabra que prefiero a cayuco que parece que se acaba de poner de moda entre los periodistas) a las costas españolas , bien sean peninsulares o isleñas, vienen como fuimos los españoles hace no tantos años, a buscar una vida mejor para ellos y para sus hijos, intentando dejar atrás una vida de penurias, de las que nuestra juventud ensimismada en sus móviles de última generación y su ropa de marca “mega mega pija, oh sea” no conocen ni quieren conocer, resulta muy sencilla la vida cuando papi y mami dan 30€ al nene para que no moleste y esté lo menos posible en casa. Se nos olvida que en este país en el que muchos viven del cuento y otros muchos viven del “ladrillo mágico” hace no muchos años se pasaba hambre. Mi abuela, cuando todavía tenía la cabeza bien, me contaba las historias de cuando tenía que bajar al pueblo a vender carbón llevándolo en un burro o tenía que servir en las casas de los señores de la época. Mi abuela analfabeta, que un día me pidió que le enseñase a firmar con su nombre porque se avergonzaba de tener que poner una X en el lugar de su nombre cuando iba a recoger el vale de carbón que le correspondía como viuda de minero. Esa abuela al igual que muchas otras sabía lo que era vivir durante una guerra, una posguerra y pasar penurias y calamidades. Esa abuela tenía hermanas que habían emigrado a Argentina en busca de una vida mejor, y a las que no volvió a ver.

Lo que hacen los subsaharianos, marroquies, sudamericanos y habitantes de los paises del este, lo hicimos nosotros, españolitos de mercedes 500 y pieles de zorro del ártico, pagadas a plazos, hace no mucho, y no creo que los paises a los que fuimos nos recibiesen como lo estamos haciendo nosotros actualmente. Tengamos un poco de memoria histórica no vaya a ser que la bonita “burbuja inmobiliaria” en la que vive este país llamado “España” estalle un día y nos veamos obligados a repetir el ciclo de emigración recibiendo el trato que nos merecemos.

Recuerda “trata a los demás como te gustaría que te tratasen” no es mía la frase, la original es de Confucio: “Lo que no quieras que los otros te hagan a ti, no lo hagas a los otros.”

Intento aplicarla cuando puedo, no tantas veces como quisiera, no voy a ser hipócrita pero si es un buen motor del día a día. ¿No crees?

Anuncios

4 comentarios en “Aquellos que no pueden aprender de su pasado están condenados a repetirlo”

  1. Hay muchas diferencias entre el pasado y el presente.

    Los que cruzan el estrecho no se juegan la vida, que es trayecto corto. De vez en cuando alguna barca naufraga y nos lo sacan por la tele a todas horas, para que se note más. La mayoría de los que vienen no son nada pobretones:

    * Los chinos han comprado casi todas las tiendas de alimentación de mi barrio.
    * Los indios, que son la mayoría de los que vienen, (los que cruzan el estrecho de Gibraltar son minoría), vienen con ahorros y se compran un piso.

    El régimen, con sus medios de manipulación, está a favor de la invasión inmigrante, apoyándoles con total descaro, intentando generar lástima, mintiendo descaradamente, así que no veo dónde están los pobrecitos indefensos. Los indefensos somos los españoles. Por no hablar, de todo lo que chupan gratis, como reagrupación familiar (¿es que a los españoles del extranjero nos reagrupan gratis aquí?), colegio o sanidad, todo gratis.

    Los españoles emigraban a sitios en donde hacían falta, como Alemania tras la guerra en reconstrucción. En Alemania, iban con certificado de no ser delincuentes y otros requisitos, seleccionados previamente, y quien pretendiera colarse era expulsado, como la foto que has puesto demuestra, a diferencia de ahora, que han abierto las fronteras descaradamente. Ahora, vienen ilegalmente, muchos son delincuentes, una buena parte están desempleados, y son de toda clase de razas, idiomas y religiones. La invasión inmigrante es una clara agresión hacia la población autóctona.

    Lo de ahora es una invasión. Los inmigrantes se reproducen como conejos con la intención de quedarse dejando a los autóctonos en minoría. La invasión inmigrante es racismo antiblanco, genocidio de la raza blanca en cada país de raza blanca. Se produce sólo en los países blancos, sean ricos o pobres. En Argentina les están metiendo indios a montones, siendo pobretones (hace unos años pasaron hambre en el norte del país), mientras que en Japón o Corea del Sur, que son países ricos, no aceptan inmigración en masa.

  2. QBIT: cuando los españoles emigrabáis a otros países era por idénticas razones que los inmigrantes que llegan ahora. No sois superiores a ellos, lo que si tenéis es mala memoria voluntaria. Los españoles que llegaron a Alemania y otros países lo hicieron exactamente por idénticas razones. Salían de un país miserable con un régimen miserable y solo querían poder vivir decentemente. Para los países que les acogieron podían ser una mano de obra útil y necesaria pero socialmente aquellos extranjeros (españoles) podían convertirse en un problema social grave. Alemania había quedado arrasada por la guerra que ella misma había causado y los españoles en aquella época también procreaban como conejos.
    Cierto, ellos no iban en pateras, sino en tren, y salvo el AVE a la altura de los Monegros, los trenes no se hunden ahogando a quienes van en ellos.
    Dices que solo se hunden unas cuantas pateras y que los medios de comunicación nos lo muestran. A mi lo que más me preocupa son las pateras que se hunden sin que nos enteremos. El Estrecho de Gibraltar no es ninguna piscina, es un lugar peligroso. Me sorprende la alegría con la que ciertos políticos tratan el tema y que personas como tú crean que alguien se mete en una barca con 50 personas para cruzar el Estrecho por puro placer. Un poco de respeto para esas personas.
    Yo vivo en una zona que históricamente ha recibido mucha emigración. La recibimos en diversas oleadas. A principio del XX llegaron grupos procedentes de España, principalemente de Andalucía, Murcia, Extremadura y Galicia. A partir de los años 50 y 60 la emigración fue masiva, impulsada por el propio régimen que intentó usar la emigración como un arma para lograr un vuelco demográfico de la población en Catalunya. La mayoría se han integrado sin problemas. Luego hay los inadaptados que votan al PP o a Ciudadanos porque se sienten socialmente marginados en Catalunya. Ahora recibimos a inmigrantes procedentes de otros países. En muy pocos años la población de Catalunya ha pasado de los 6.000.000 a más 7.000.000 de personas por la llegada masiva de personas de otros países. Eso plantea grandes problemas. Tenemos que ver de que nos sirven las lecciones del pasado para ver como podemos integrar a estos nuevos ciudadanos.
    Que la tienda de queviures de mi barrio la regente un chino me trae sin cuidado, eso significa que está más integrado que ese otro inmigrante que se pasa todo el día en la calle sin hacer nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s