Mi historia como re-switcher


Creo que hoy toca ponerse melancólicos. Así que poco a poco iré contando mi historia.
Entre los usuarios de Apple hay un nuevo concepto que es el de switcher, es decir, aquellas personas que se cambian desde PC a Mac y no quieren volver atrás. Incluso Apple dedica un apartado en su web a que la gente cuente su historia. Así que como yo no iba a ser menos voy a aburrir a mi único lector como mi historia.

Empecemos, Sicilia 1987 ah no que esto era una serie de TV.

Corría el año 1987 (si esto está mejor) y un joven alevín pedía insistentemente a sus padres que le comprasen un ordenador, bueno mas bien les daba el coñazo. La disculpa la de siempre, que lo necesitaba para los estudios, la verdadera razón que todos sus amigos tenían sus flamantes spectrum y amstrand y los juegos en cinta causaban furor, y claro una tarde esperando a que cargase el manic-miner y mientras tanto merendando era una cosa del otro mundo.
Pero el energúmeno este tenía unos padres listos, que le dijeron bueno te compramos el ordenador pero olvidate de comprartelo para que juegues, así que se pusieron en contacto con unos amigos cuyo hijo estaba estudiando por aquel entonces informática en la universidad de Drexel Estados Unidos.
Pues bien tras hablar con él le encargaron de regalo de reyes (bueno en realidad los reyes existen, pero es que en mi casa no llegaban a tiempo así que se encargaban mis padres de repartir) un ordenador.
Claro imaginaros el zagal, pensando en que iba a tener una máquina de última tecnología para jugar que iba a dejar pasmados a los coleguillas del barrio. Pues mira tu por donde que no trajo ningún ordenador de los que en este momento causaban furor en España, que va, apareció mi amigo Gerardo con una caja extraña cogida con una mano por un asa y un teclado y un ratón cuadrados en la otra. Para que os hagais una idea, podéis mirar la foto de la izquierda, si amigos un flamante Macintosh. Y que era eso me preguntaba?
Pues mi amigo me explicó que eso era un nuevo ordenador que acababa de salir en Estados Unidos y que era la bomba, y que a él la Universidad le cedía uno nada mas matricularse para su uso exclusivo, vamos mas o menos como aquí. Si es que luego nos quejamos de nuestro sistema educativo, malcriados que somos unos malcriados.
Pues nada aprovechando que como estudiante se lo sacaba mas barato se compró uno y me lo trajo para mi, un flamante Apple Macintosh 512 K Enhanced con pantalla blanco y negro, disquetera de 400 K, teclado y ratón. Y una impresora Apple ImageWriter II para poder imprimir los trabajos del instituto “indispensables” que tenía que hacer.
A mi el tema del ratón me sonaba a chinos, era el primero que veía mi contacto previo había sido con PC Bull Micral con pantalla de Fosforo verde, un equipo que por aquella época costaba en torno a 1 millon de las antiguas pesetas.
Pero en cuanto me lo conectó al enorme transformador, ya se sabe allí los amigos trabajan a 110V y las fuentes multitensión no existían, se me iluminó la cara. Ya desde el momento en que se encendió la pantalla con su pitido característicos, pero si hasta tenía altavoz y todo y apareció el icono parpadeante de un disquette, nada fue igual. Introdujo un sistema con el sistema operativo creo que la versión 6 por aquel entonces y voilá, apareció un escritorio virtual representando lo que yo tenía en la mesa de mi padre, una papelera, un disquete, una manzanita en la esquina superior izquierda. Vamos que lo estaba alucinando, recuerdo que aquel día ni siquiera me paré a cenar, y creo que me acosté sobre las 2 de la mañana (estaba de vacaciones claro está, mis padres eran de los de a las 10 en la cama y sin rechistar) . Me pasé toda la noche experimentando,me había dejado una caja inmensa con programas suyos para que los probara, y empecé a descubrir las maravillas que traía, podía hacer textos y ver como quedaban, imprimir imágenes incluso hacer mis dibujos e imprimirlos, nada de comandos de teclado para hacer que la letra fuese negrita , como había que hacer con el wordstar que se usaba entonces (algunos ni lo conocereis, pero antes de wordperfect e incluso word, el rey era el wordstar), escribias el texto lo seleccionabas con el ratón y lo podías poner en negrita (bold en inglés, claro está el ordenador venía en la lengua de shakespeare, cosa que me sirvió mucho para fogearme con el tema del inglés). Incluso tenía música, me acuerdo que había una demo que mostraba un tema de bach creo que era sencillamente alucinante. Y el lenguaje de programación Pascal que dibujaba complejas curvas matemáticas en pantalla, vamos increible. Y los juegos también eran otro mundo, recuerdo que mi primer juego fue el Mac Golf, una autentica pasada con movimiento del jugador al hacer swing y la pelota volando, y el one on one un juego de basket de uno contra uno en el que se enfrentaban larry bird y julius erving, y el deja-vu una aventura conversacional en la que podías interactuar con el paisaje, abriendo puertas, cogiendo objetos, rompiendolos, etc, todo ello dentro de una historia genial de cine negro. Vamos increible…
Y mis padres claro está alucinados, así que ni corto ni perezoso lo enseño a los amigos, que guay vaya pasada, mira como se mueve la flecha del ratón, pero claro luego decían pero tiene el manic miner? pues no… Bueno anda vamos a jugar a mi casa ….
Aún así yo seguí durante mucho tiempo encantado con mi Mac y aprendí mucho con las visitas cada año por vacaciones de mi amigo Gerardo. En su siguiente visita me cambió la placa del Mac 512K por la de un Mac Plus con “1 MB !!!!!!!” alucinante, en aquel tiempo los mac compartían carcasa y un modelo y otro solo se diferenciaba por su placa base, disketera etc.
También me cambió la disquetera por una de 800 KB y en otro viaje me trajo un flamante disco duro de 20 MB en el que me instaló el system 7.
Y lo mejor de todo es que todavía lo tengo guardado y seguro que si lo conecto todo todavía funciona.
Mientras mi amigo siguió estudiando pude seguir usando el mac con los programas que me traía de Estados Unidos, aquí había muy pocas tiendas en Asturias una solo en Oviedo y alguna que otra en Cataluña, para los consumibles de la impresora tenía que ir a esa tienda y si quería algun software tenía que comprarlo en Tarragona por correo (de aquella no había Internet, lo cual hoy en día resulta extraño verdad?) y pagar una millonada por él.
Pero claro todo se acaba y mi amigo acabó la carrera y se volvió para aquí.
Pero durante esos años mientras lo ayudaba a instalar equipos que traía para sacarse unas pelillas fui aprendiendo muchas cosas, los primeros Mac en color, los maravillos Mac II, Mac IIfx etc. Luego él se fue a Madrid a trabajar y perdimos el contacto, aunque lo veo muy de vez en cuando casado ya y creo que con 2 hijos.
Así que tocó enfrentarse a la cruda realidad, se acercaba el tiempo de elegir carrera, y como un imbecil voy y eligo Ingeniería Técnica Informática, alaaaa a sufrir pa na. Y claro en la facultad el tema Macintosh sonaba a chino, la Universidad de Oviedo tenía algún Mac pero desperdigado por ahí y ninguno en la Escuela de Informática claro está. Así que me tuve que pasar al lado oscuro y pedirles a mis padre un Pc, bueno este en realidad me lo gané trabajando, pero bueno las pelillas para cosas me las tuvieron que dejar ellos los pobres.
Pues nada empecé con el lado oscuro pero siempre fuera de la gran mayoría, que se le va a hacer siempre fui un rebelde tecnológico, un francotirador solitario como los de Expediente X, así que si todo el mundo se compraba intel yo para llevar la contraria cyrix y luego amd así que fui pasando de 586 a K6, a K7 a Semphron a Athlon 64 , ya se sabe la carrera pedía mucho equipo, bueno en realidad casi nada porque hasta el segundo año casi no toque un ordenador y para lo que hacía me sobraba con un 386, maravillas del sistema público español, años de teoría y una mierda de práctica, pero bueno de eso hablaremos otro día.
Y claro los juegos de Pc cada vez eran mas exigentes, juegos, he dicho juegos…. no mamá no si yo no juego estoy estudiando de veras…. (uff que pesadilla un deja vú ya se sabe) jeje
Y claro acabas la carrera te pones a trabajar de pringado informático y empiezas a odiar los ordenadores como no puedes hacerte idea.
Y es que como siempre digo elegí mala profesión tenía que haber sido bombero, que a esos nadie les pide que apaguen incendios en sus ratos libres. Pero claro si eres informático pues en cuanto conoces gente nueva siempre surge, ah eres informatico? es que tengo una cosa en casa que igual me podías solucionar, y claro se piensan que tienes los menús almacenados en la memoria y que visualizas la pantalla en tu cerebro para explicarles las cosas. Y no hablemos de familiares y amigos…
En fin que uno acaba hartito de tanto virus, spyware, cuelgues del windows y desconfiguraciones varias.
Y mira tu por donde que un día lees un blog y descubres que Apple acaba de sacar un nuevo Mac y encima barato. Ese fue siempre el problema de los Mac se me iban de precio, aunque había seguido la evolución tecnológica de Apple a años luz de la de Microsoft estaba un poco pez con el tema.
Así que tras largas negociaciones con mi mujer, una santa la pobre, conseguí que me dejase comprar un Mac Mini y ahora soy un flamante reswitcher, he vuelto a saber lo que es trabajar con un ordenador sin necesidad de instalar nada raro, ni drivers ni dlls varias ni milongas, un ordenador que según lo enchufas se conecta a tu red wifi te configura el teclado y el idioma al español te activa los usuarios y te deja todo listo para navegar, trabajar o lo que te apetezca, un ordenador que trae todo lo que un usuario medio pueda necesitar directamente en la caja, tratamiento de fotos y videos, mp3, grabación de dvds y cds, tratamiento de textos, vamos todo. Y el resto te lo puedes bajar de Internet que para eso hay un mogollón de programas freeware escritos por santos varones y puestos a disposición de todo el mundo.
Y nada de antivirus chupando recursos y necesitando actualizarse todos los días, nada de spyware ni dialers molestos, nada de ventanitas emergentes ni desconfiguraciones del explorer.
Vamos una gozada.
Así que si lo confieso soy un re-switcher y estoy orgulloso de serlo.
Y no me canso de recomendar el Mac a todo aquel que quiere escucharme, principalmente mi mujer que ya es Maquera de pro, e incluso mi hermana se plantea que su próximo ordenador sea un Mac.
Aún así siempre tienes que seguir escuchando los mismos falsos mitos de siempre, que si son caros, que si no hay word, que si no hay programas, que si todo está en inglés, vamos lo de siempre de gente que desconoce.

A todos ellos les digo que se acerquen a una tienda en la que haya un Mac conectado, por desgracia aquí en España el Corte Inglés Fnac y poco mas y que trasteen un poco no se arrepentirán, bueno su bolsillo si la verdad….

Anuncios

1 comentario en “Mi historia como re-switcher”

  1. Que siii, que lo has conseguido, que ya casi tienes a otro converso… Sólo me falta tener un cacharrín de esos entre las manos para decidirme y switchear cuando mi PC diga “se acabó”. Aunque con un poco de suerte aún faltaría uno o dos años para eso, porque desde que decidí dejar de probar juegos (es increíble lo inestables que son en mi ordenador), esta máquina va sobrada para mi trabajo habitual, o sea, internet, música, pelis… y poco más.
    Ahora, puestos a desmentir mitos, hay un par que me gustaría revisar sobre PC: El primero, los cuelgues. Desde que tengo Windows XP, no he tenido ni un solo cuelgue. En 2000 creo que tuve alguno, pero poquitos. En XP puede ocurrir (muy raramente) que el sistema se quede algo pillado por algún proceso con mal comportamiento. En esos casos mi experiencia me dice que lo mejor es respirar hondo, contar hasta 10 (decimal, no binario), y dar un paseo a esperar a que se recupere. No diré que ya no se cuelga, porque en el curro quizás he visto algún pantallazo azul, aunque no estoy seguro de que fuese XP. El segundo mito son los virus. Yo hace un año y medio o dos años que no uso antivirus. Ya no me hace falta. Lo de MS-DOS eran virus. Lo que hay ahora… digamos que tienen más peligro los usuarios que los virus. No tengo problema en admitir que Linux y Mac son superiores en ambos aspectos, pero… tampoco exageremos. Lo que realmente me apetece ver en un Mac (en Linux ya lo he sufrido de sobra) es la “usabilidad”. Dejar de pelearte con el ordenador y usarlo. Conseguir que, por fin, te facilite la vida en lugar de complicártela. ¡Por eso tengo ganas de probar un Mac!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s